sábado, 31 de octubre de 2020

Las precariedades para algunos, son obstáculos que impiden alcanzar lo que desean en la vida. Mientras que otros convierten esas adversidades en combustible para ir con más fuerza, detrás de aquellos propósitos que tienen fijados en la mente.

Edward Ramírez, oriundo de San Juan de la Maguana, es uno de los que decidió luchar por alcanzar sus sueños contra todo pronóstico.

De llevar consigo su caja de limpia botas por más de diez años, herramienta que utilizó para ganarse la vida de manera honrada para costearse una carrera profesional, hoy en día exhibe con mucho orgullo su título de licenciado en comunicación social, mención periodismo de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD).

Al compartir su historia, Ramírez relata que viene de una familia humilde y llena de valores, donde sus padres le enseñaron a él y a sus cinco hermanos el valor del trabajo y la honestidad.

“Mi padre Marco Ramírez, fue quien me instruyó desde muy temprano a trabajar. Con él trabajaba en la agricultura en las mañanas y en la tarde iba a la escuela. Me enseñó mucha formación, a leer y escribir antes de que iniciara a estudiar formalmente”, expresó.

A la edad de 13 años, Edward Ramírez vino junto a su familia a vivir al barrio Mejoramiento Social, ubicado en Santo Domingo, Distrito Nacional. A partir de ahí, comenzó a vender agua y posteriormente a trabajar como limpia botas en la avenida 30 de marzo, para ayudar con los gastos del hogar.

Tras culminar sus estudios secundarios y dado el interés que poseía de continuar con su formación, se inscribió en el 2005 en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), en la carrera de comunicación, cuyos gastos de estudios, alimentos y pasajes se pagaba con el dinero que le entraba de limpiar zapatos.

“Cuando llegué a Santo Domingo duré un mes vendiendo agua, luego comencé a limpiar zapatos. En ese tiempo recibí mucha ayuda de una señora que se llama Carmen Mena y de un frutero que se llama Michelle. Ellos me daban siempre de comer para después ir a tomar clases a la universidad”, recordó con mucha gratitud.

En el trayecto a su preparación académica a Edward Ramírez, se le presentaron algunas dificultades para continuar con sus estudios. Tras haberse desempeñado por muchos años como limpia bota, consiguió un trabajo en un restaurante, que le absorbía mucho tiempo y que le impedía dedicarse al cien por ciento a su carrera.

Luego de trabajar un año para ese negocio, fue despedido, lo que dificultó aún más seguir estudiando, porque no estaba recibiendo ingresos de ningún lado. Sin embargo, cuenta que sus hermanas Silvia y Rosalía Ramírez lo ayudaron bastante, pero debido a una situación de salud que se presentó con su padre, quien sufrió una trombosis y murió, tuvo que retirarse de la universidad.

A Edward Ramírez, le tomó aproximadamente 15 años, poder lograr recibirse como periodista, ya que permaneció fuera de las aulas, por un lago tiempo. Sin embargo, la motivación de su compañero Bartolo Morillo y su esposa Lourdes Corporán, fueron de impulso para decidir retomar sus estudios nuevamente en el 2015. En cuatro años más pudo completar las materias que le faltaban, para finalmente presentar su tesis en el 2019 y graduarse en el 2020.

“A pesar de las dificultades y gracias a la gente que me apoyó, nunca desmaye. Agradezco a Dios por eso siempre”, manifestó Ramírez al ser entrevistado para Diario Libre.

Desde su experiencia, exhorta a la juventud a nunca rendirse, ya que entiende todo en la vida se puede lograr sí te lo propones.

No hay que delinquir, solo hay que trabajar honradamente. Fui limpia botas, vendí agua, vendí bandera. Yo hice muchas cosas, porque el trabajo dignifica al hombre y hay que tener presente que ahí, hay un Dios que abre todas las puertas, pronunció.

Sobre qué lo motivó para estudiar periodismo, dice fue la admiración y emoción que sentía cuando veía y escuchaba en la televisión a los cronistas deportivos, que lo hizo identificar que esa era su vocación.

“Desde pequeño tenía ese sueño de ser periodista para incursionar en la crónica deportiva. Y me interesé bastante y le decía a mi papá siempre que era lo que iba a estudiar”, señaló.

Camino profesional

Edward Ramírez actualmente labora en el programa de televisión 'Hora libre' que se transmite por el canal 51, de 9 a 10 de la mañana. “Me dio la oportunidad un compañero de la UASD, Idel Moro. Es una revista de comentarios, de entrevistas, temas sociales, políticos y económicos”, precisó.

Además, de periodista labora como digitador en la maternidad la Altagracia por el sector de Salud Pública, indicó.

Aspiraciones

Ramírez aspira en algún momento a tener su propio proyecto ligado al ámbito deportivo. Así como desarrollarse en el mundo digital, ya que tiene formación como community managers y actualmente realiza un curso de social media y marketing digital.

 

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE.