miércoles, 14 de octubre de 2020


 

A cada momento se escuchan martillazos, sierras eléctricas y pulidoras por diferentes rincones del Palacio Nacional, lo cual interfiere con las conversaciones en los diferentes despachos y pasillos de la casa de Gobierno.

Se trata del proceso de remodelación que ha sido sometido el Palacio desde los últimos días de la gerencia del expresidente Danilo Medina y que ha continuado en la administración de Luis Abinader.

El trabajo de los obreros consiste en suprimir los equipos de oficinas antiguos, pulición del piso y sustitución de una parte de este y adecuación de otras áreas.

Luego de estar allí desde los últimos 16 años, la dirección del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) sustituyó las alfombras, cortinas, utensilios de los baños y retocó con el mismo color amarillo la pintura del edificio, inaugurado en 1947.

Sin embargo, la gestión del Revolucionario Moderno (PRM) no se conformó con esa parte y siguió la sustitución de los equipos obsoletos, remodelación de ascensores y cambió el color amarillo del interior del Palacio por otro más claro.

Para eso, fueron divididas las áreas de remodelación para evitar interferencias mientras cruzan los colaboradores y visitantes.

En el exterior fue aplicada la misma pintura, y desde la semana pasada, la residencia gubernamental es iluminada cada noche del color rosa, para sensibilizar sobre la detección temprana el cáncer de mama.

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE