sábado, 3 de octubre de 2020


 

Un bombero ha fallecido por la caída de un árbol y 11 personas resultan desaparecidas debido a las inundaciones provocadas por el mal tiempo en el norte de Italia sobre todo en la región de Piamonte, donde se concentra el mayor número de daños.

En Piamonte (noroeste) se encuentran desaparecidas 11 personas, diez de ellas en la zona de Cuneo y otra en la zona de Vercelli, después de que su coche fuese arrastrado por el desbordamiento del río Sesia. Un bombero voluntario, Rinaldo Challancin, de 53 años, moría entretanto en Arnad (Aosta), al caerle un árbol mientras ayudaba a despejar la zona de vegetación.

Entre los desaparecidos se encuentran tres voluntarios de una cooperativa de Cuneo que viajaban a bordo de una furgoneta en Val Roya, otro es un pastor que al parecer fue arrastrado por un arroyo. Mientras que en la zona de Valle Gesso, en Piamonte, se busca a seis excursionistas alemanes.

También resulta desaparecido en Valsesia un joven de unos veinte años que circulaba por la carretera entre Doccio y Crevola, en la zona de Vercelli, que se ha derrumbado parcialmente. Las precipitaciones diaria registradas en todo el Piamonte han superado el récord histórico de 1958, explicó la agencia regional para la protección del medio ambiente.

El presidente de la región Piamonte, Alberto Cirio, pidió al Gobierno el estado de emergencia al asegurar que “en algunas zonas los alcaldes se quejan de peores daños de los de la inundación de 1994″.

La localidad de Limone, centro turístico de los Alpes, en la frontera con Francia, está aislada y no tiene electricidad, ni agua y muchas áreas están completamente inundadas y algunos edificios tuvieron que ser evacuados. “Estoy en contacto constante con el jefe de Protección Civil Angelo Borrelli sobre la ola de mal tiempo en el noroeste.

Estamos asegurando una vigilancia continua, en plena coordinación con los territorios de esta emergencia, con especial atención al Valle de Aosta, Piamonte y Liguria. La atención del gobierno es máxima”, escribió el primer ministro, Giuseppe Conte, en Facebook.

También se están viviendo fuertes inundaciones en la región de Liguria, en particular Ventimiglia, mientras que en la zona de Bérgamo se registraron ráfagas de viento de más de cien kilómetros por hora y las fuertes lluvias han provocado deslizamientos de tierra lo que ha provocado el cierre de varias carreteras provinciales.

El tráfico ferroviario ha tenido que ser suspendido entre las localidades de Vercelli y Novara, debido al desbordamiento del Sesia.