miércoles, 28 de octubre de 2020


El tifón Molave arremetió el miércoles contra Vietnam con fuerza destructiva, provocando al menos dos muertes y hundiendo dos pesqueros con 26 tripulantes. Se creía que era la tormenta más fuerte que golpeaba el país en 20 años.

Los vientos de hasta 150 kilómetros (93 millas) por hora mataron a un hombre al arrojarlo desde su tejado cuando intentaba reforzarlo en la provincia sur-central de Quang Ngai. Otro hombre murió al caerle encima un árbol en esa provincia costera, según la oficial Vietnam News Agency.

La Marina movilizó dos barcos de rescate para buscar a los 26 pescadores en aguas de la provincia de Binh Dinh, según la cadena estatal VTV. En un primer momento no estaba claro si había sobrevivientes.

Imágenes de televisión mostraban un vendaval que sacudía tejados y derribaba árboles en Quang Ngai. En la cercana provincia costera de Phu Yen cayeron postes eléctricos sobre varias carreteras importantes y el viento arrancó tejados y causó daños en piscifactorías.

VTV mostró imágenes de vecinos desplazados refugiándose en una escuela convertida en centro de evacuaciones, donde pasaron la noche.

Las autoridades provinciales cerraron oficinas, fábricas y escuelas y pidieron a la gente que se mantuviera a cubierto para evitar víctimas. Vietnam aún no se recupera por completo de graves inundaciones y aludes de tierra que dejaron 136 muertos y decenas de desaparecidos en tres provincias.

Al menos cinco aeropuertos cerraron conforme se acercaba el tifón, con más de 200 vuelos cancelados. También se suspendieron los servicios de tren hasta que mejorase el tiempo, indicó VTV.

El tifón mató al menos a nueve personas en Filipinas antes de abatirse sobre Vietnam. La mayoría de los miles de personas que buscaron refugio durante la tormenta han regresado a casa, aunque algunas seguían en campos de evacuados porque la tormenta destruyó sus hogares.

 

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE.