lunes, 5 de octubre de 2020



Familiares y vecinos de las personas afectadas por el incendio registrado el pasado sábado en la envasadora de gas licuado de petróleo Coopegas, en la comunidad de Limonar del municipio de Licey al Medio, en Santiago, atribuyeron a negligencia de los propietarios del establecimiento la causa de ese siniestro que ha dejado al menos dos personas muertas y otras nueve heridas.

Según denunciaron, la estación no estaba vendiendo GLP, debido a que había un escape en una de las válvulas.

“El jueves ellos no me quisieron vender gas porque la válvula estaba dañada”, declaró a Diario Libre Radhamés Cruz, residente en la comunidad.

“Por no corregir ese problema ellos provocaron esta desgracia que nos marcó para toda la vida”, expresó Ulloa.

Otros de los lugareños pidieron la intervención de las autoridades para que no permitan que esa planta sea restaurada en el lugar, debido a que se trata de una zona residencial.

“Esa tragedia pudo haber sido mayor con todas las casas que hay tan cerca de la planta”, dijo Mario Antonio Ureña, otro de los vecinos.

Hasta el momento la directiva de la cooperativa, dueña de la estación de gas, no se ha pronunciado al respecto. Periodistas de Diario Libre han intentado por varias vías conversar con sus ejecutivos, pero no ha sido posible.

El siniestro se originó el sábado a las 6:00 de la mañana por un escape de gas y las ondas expansivas afectaron dos viviendas próximas. Murieron el vigilante del establecimiento y un niño de un año de edad. Además, en estado crítico de salud se encuentran otras nueve personas que resultaron heridas.