jueves, 17 de septiembre de 2020

 


En una abierta contradicción a los expertos en salud del gobierno, el presidente Donald Trump pronosticó que una vacuna segura y efectiva contra el coronavirus podría estar lista incluso el próximo mes y que su distribución en masa comenzaría poco después.

Con sus afirmaciones el miércoles, el mandatario no sólo contradijo lo dicho por el doctor Robert Redfield, director de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC por sus iniciales en inglés), sino que lo calificó de “confundido” por pronosticar un plazo más largo.

Trump también estuvo en desacuerdo con el doctor Redfield sobre la efectividad de las mascarillas —que el mandatario recomienda pero casi nunca utiliza— y dijo que le llamó por teléfono a Redfield para decirle eso.

Horas antes, los CDC enviaron a los 50 estados un plan para la distribución de una vacuna que sería gratuita para todos los estadounidenses una vez que se demuestre su seguridad y efectividad, lo que aún no es el caso.

 

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE