viernes, 25 de septiembre de 2020


 

 Mientras la esperanza del mundo contra el Covid-19 es que llegue finalmente una vacuna (que aunque se esté trabajando en eso no se sabe realmente cuándo llegará, si acaso sucede finalmente), no será la solución rápida que todos quisiéramos. Vencer la pandemia dependerá de que haya suficientes vacunas para inmunizar a todos los habitantes del planeta y acceso universal para ellas. La cosa está muy lejos de simple y por eso el presidente Luis Abinader, gobernante de un país subdesarrollado, exigió ante Naciones Unidas que se garantice ese acceso; es obligación moral. Viéndolo en sentido general, lo que es concluyente es que hay que vivir con el coronavirus hasta nuevo aviso, lo que implica permitir tarde o temprano apertura total de la economía.

 

 

CREDITOS AL CARIBE