martes, 1 de septiembre de 2020

“¡No tengo nada ni a nadie!”, con esa expresión Elvia Raquel Rubio manifiesta su impotencia ante la difícil situación en que vive desde hace un año y medio debido varias complicaciones de salud y las crecientes necesidades económicas.
Desde hace casi un año no camina por una enfermedad en las piernas que se llama neuropatía diabética, que es un tipo de daño en los nervios que puede ser causada por diabetes, pero además dice que tiene el páncreas perforado, el riñón derecho dañado y su cuerpo cubierto de abscesos.
Está postrada en una cama y desde hace un año no puede pararse ni trabajar, no tiene recursos para comprar sus medicamentos y tiene tres niños que viven prácticamente de la caridad.