viernes, 25 de septiembre de 2020

 


Los ministros de Finanzas del G7 reiteraron este viernes su “determinación” a trabajar juntos para apoyar a los países más pobres, declarándose a favor de una extensión del mecanismo de suspensión de la deuda anunciado en abril por el G20 ante los estragos causados por el coronavirus.

Los representantes de los siete países del grupo (Alemania, Canadá, Francia, Japón, Reino Unido, Italia y Estados Unidos) agregaron que la extensión de esta iniciativa debe reflejar “el compromiso del G20 para la transparencia y la coordinación de las comunicaciones (...) y la necesidad de una repartición justa del peso entre todos los acreedores”.

Tras la reunión virtual, los ministros renovaron, además, su llamado a los acreedores privados para que también acepten suspender deuda de los países más pobres, muy afectados por la crisis de COVID-19.