sábado, 5 de septiembre de 2020

La negociación para diseñar la futura relación del Reino Unido con la Unión Europea (UE) llega a partir del martes a la octava ronda oficial de contactos sin perspectivas de avances relevantes en los principales obstáculos que la bloquean, especialmente la pesca y los subsidios estatales.
El primer ministro británico, Boris Johnson, prioriza la libertad reguladora de Londres tras el Brexit, en lugar de apostar por mantener una relación lo más cercana posible a la UE desde fuera del mercado único, como aspiraba su antecesora, Theresa May.
Esa hoja de ruta ha enturbiado el diálogo entre ambos lados del canal de la Mancha y amenaza con precipitar una ruptura sin acuerdo a final de año, que tendría profundas implicaciones en ámbitos como el comercio, los servicios financieros, el transporte y la cooperación en seguridad.