martes, 15 de septiembre de 2020

 


Si es necesario, el gobierno de Grecia empleará la fuerza para trasladar a los migrantes a un nuevo asentamiento con tiendas de campaña tras los incendios arrasaron un testado campo de refugiados y dejaron a miles sin hogar en la isla de Lesbos, dijo el ministro de Migración.

Unas 12,000 personas huyeron de los fuegos que calcinaron el campo de Moria la semana pasada. Muchos se niegan a abandonar la carretera cercana donde están acampados desde entonces por temor a verse retenidos en las nuevas instalaciones durante meses.

Solo 800 de las 5,000 plazas del alojamiento temporal levantado por el ejército están ocupadas, señalaron las autoridades el martes.

Los esfuerzos para reubicar a los migrantes de forma voluntaria, con la ayuda de traductores del gobierno y panfletos distribuidos entre solicitantes de asilo continuarán, explicó el ministro de Migración, Notis Mitarachi.

“Si esto no es posible a través de la discusión, entonces tendremos que recurrir a la policía. Su obligación es trasladarse al nuevo sitio', agregó en declaraciones a la televisora griega Mega TV.

Mitarachia señaló que se necesitarán al menos seis meses para levantar una estructura permanente que sustituya al campo de Moria, reconociendo que los migrantes y refugiados pasarán el invierno en tiendas de campaña.

 

 

 

CREDITOS A DIARIO LIBRE