miércoles, 16 de septiembre de 2020

 


La descoordinación, restricción de información y acceso en el Palacio Nacional cada día es más evidente y perjudicial para los periodistas y medios de comunicación que dan seguimiento a las incidencias en la casa de Gobierno.

Al pasar de los días, es cada vez más la restricción de acceso a actividades desarrolladas por la Presidencia o la Vicepresidencia de la República, así como la práctica de no brindar información de las reuniones y visitas que reciben Luis Abinader y Raquel Peña. Se limitan a decir “es una actividad privada”. Lo que motiva a preguntar ¿si el Palacio Nacional y la Presidencia son privados?

Para citar ejemplo de los casos más recientes, se puede mencionar que el pasado viernes 11 de septiembre la reunión del presidente de la República con el gabinete de turismo y la Asociación Nacional de Hoteles y Restaurantes (Asonahores) no fue comunicada a los reporteros que estábamos en el palacio. Mientras pasaba el tiempo y sin notificarnos el motivo del encuentro, solo se nos decía que nos dejarían entrar.