viernes, 25 de septiembre de 2020

 


Quienes esperaban aún evadirse del bajón anímico del coronavirus durante el próximo carnaval de Río de Janeiro tuvieron otra mala noticia el viernes, con el anuncio de que tampoco tendrán lugar las murgas callejeras, siguiendo la decisión de aplazar de forma indefinida los desfiles oficiales.

El carnaval carioca es poco compatible con las medidas de distanciamiento social, ya sea en los desfiles de las escuelas de samba que compiten en creatividad ante decenas de miles de espectadores en la posta del Sambódromo o en los ‘blocos’ o murgas que recorren las calles al ritmo de tambores y regados con mucha cerveza.

Pero la covid-19 echó por tierra todos esos rituales para el próximo carnaval, en febrero.