martes, 8 de septiembre de 2020

El estado de California vivió este fin de semana largo su segunda oleada de incendios del verano, en medio de una ola de calor en que se han registrado temperaturas muy superiores a las habituales y solo pocas semanas después de que se declarase la primera, a mediados de agosto.
A diferencia de la primera oleada, cuando los fuegos se concentraron en el norte del estado, esta vez la peor parte se la están llevando el centro y el sur, con dos grandes fuegos que queman cerca de Los Angeles y San Diego, y un tercero declarado en la Sierra Nevada.
Este tercero, el de la sierra, es el que más rápido se extendió este lunes, calcinando dos docenas de casas en el pequeño pueblo de Big Creek y obligando a evacuar por completo a la población de Auberry, de 2.500 habitantes.

CREDITOS A DIARIO LIBRE