martes, 25 de agosto de 2020

La muerte a golpes de un preso en una cárcel federal en Indiana está siendo investigada por el FBI, de acuerdo con documentos obtenidos por The Associated Press acerca de un ataque que pone nuevamente de manifiesto la falta de seguridad en el sistema penitenciario.
Una autopsia determinó que la muerte de José Nieves Galarza, de 59 años, fue provocada por golpes tras los cuales se desangró en su celda. La golpiza fatal no ha sido revelada públicamente por las autoridades de la cárcel ni ha salido a la luz.
Los golpes, que casi provocaron la ruptura de la aorta, fueron “infligidos probablemente” a puntapiés, de acuerdo con el informe de la autopsia al que tuvo acceso la AP.

CREDITOS A DIARIO LIBRE