martes, 25 de agosto de 2020

Científicos israelíes aseguran haber creado un nuevo método para detectar la presencia del COVID-19, que permite arribar al diagnóstico en apenas un segundo.
Con un aparato del tamaño de un plato de café, que es alimentado por USB, el arribo al diagnóstico ocurre luego de que los pacientes se enjuagan la boca con una solución salina y la escupen en un vial que es examinado por un espectrómetro que ilumina la muestra y analiza su reacción para averiguar si es consistente con la de COVID-19.
Dado que la metodología está operada con inteligencia artificial, los investigadores del centro médico Sheba que inventaron el método y están llevando a cabo las pruebas, aseguran que la precisión será mayor a lo largo del tiempo.
El líder del Proyecto, Eli Schwartz, del Centro de Medicina Geográfica y Enfermedades Tropicales de Sheba, indicó que es más barato y más fácil de usar que el test PCR, que es el principal modo de detección de COVID-19 en el mundo hoy en día. Además, el equipo de innovación y la empresa de imágenes Newsight, aseguran que la tecnología tiene el potencial de reemplazar las pruebas de hisopado, que incluyen un desagradable proceso para la toma de la muestra y requieren un largo análisis de laboratorio.
Asimismo, se cree que las pruebas de PCR tienen una precisión de alrededor del 80%, mientras que los investigadores israelíes aseguran que la eficacia del novedoso método es del 95%.
El proceso señala la “firma espectral”, lo que significa que la materia refleja de diferentes maneras la luz según sea su composición. Los investigadores han logrado hallar la firma de una muestra de saliva positiva en coronavirus en oposición a una muestra de una persona saludable.
 
CREDITOS A HOY