miércoles, 26 de agosto de 2020

Esta es la historia fiscal de la pérdida del oportuno tiempo y del agravamiento de la situación. En agosto de 2012, cuando Danilo Medina toma posesión por primera vez como presidente de la República, declaró que recibió un “maletín de facturas”. Se refería al elevado déficit fiscal de ese año, acumulado en la gestión de su entonces compañero de partido, Leonel Fernández.
El Banco Central estimó ese déficit fiscal del sector público no financiero en 6.9% del PIB. En ese entonces el mundo aún estaba impactado por la crisis de las hipotecas subprime, desatada en 2008 y cuyos efectos se expresaron en una crisis financiera global.
En ese contexto, el nuevo gobierno de Medina convocó a las organizaciones sociales del país para lograr un consenso dirigido a alcanzar un pacto fiscal, que era y aun es un incumplido mandato de la Ley de Estrategia Nacional de Desarrollo 2030, promulgada por el entonces presidente Leonel Fernández el 25 de enero de ese mismo año 2012.