viernes, 7 de agosto de 2020

Datos oficiales preliminares publicados este viernes indican que la deforestación en la Amazonía brasileña durante los últimos 12 meses podría haber alcanzado su nivel más alto de los últimos 14 años, lo que abona a las preocupaciones de que el presidente Jair Bolsonaro no ha logrado frenar la destrucción de la selva tropical más grande del mundo.
La Amazonía brasileña perdió 9,205 kilómetros cuadrados (3,554 millas cuadradas) de vegetación en los 12 meses que terminaron en julio, según datos de la agencia espacial del país. Eso se debió en gran parte a una oleada de incendios en agosto y septiembre del año pasado.
La pérdida total fue 34% mayor que en el período previo de 12 meses.
Los datos fueron producidos por el sistema de monitoreo Deter de Brasil, que proporciona alertas diarias de deforestación basadas en imágenes de satélite. Los datos de otro sistema llamado Prodes, que se basa en imágenes satelitales más detalladas y que registra más de la deforestación, se darán a conocer a finales de año.