martes, 25 de agosto de 2020

Más de 135,000 tiendas tuvieron que cerrar definitivamente sus puertas al público en Brasil durante el segundo trimestre del año por la crisis de la pandemia del coronavirus, el mayor número registrado desde 2016, cuando el país sufrió una de las más graves recesiones económicas de su historia.
De acuerdo con un estudio realizado por la Confederación Nacional de Comercio de Bienes, Servicios y Turismo (CNC), el número de almacenes que pusieron fin a su actividad en el gigante suramericano equivale al 10 % del total de establecimientos comerciales registrados antes de que el COVID-19 llegara a Brasil.
En total fueron 135,200 tiendas clausuradas, un 22 % más que las que tuvieron que cerrar sus puertas en 2016 cuando la economía se contrajo un 3.5 % por segundo año consecutivo, tras la crisis económica que el país sufrió desde 2015 y de la que apenas comenzaba a recuperarse desde 2017 pero con un crecimiento muy lento (1.3 % en 2017, 1.3 % en 2018 y 1.1 % en 2019).