sábado, 11 de julio de 2020

La Misión de Observación Electoral de la Organización de Estados Americanos (MOE-OEA) estableció que en República Dominicana no existe verdadero control ni fiscalización a las finanzas de las organizaciones políticas ni de las candidaturas, a pesar de lo que ordena la ley y frente a una campaña electoral en la que se invirtieron grandes sumas de dinero.
Señala que uno de los rasgos más notorios del pasado proceso electoral fue la masiva distribución de dádivas y asistencia a la población por parte de distintas agrupaciones y actores políticos.
Destaca que aunque la Junta Central Electoral (JCE) indicó que los montos destinados a “ayuda humanitaria” debían ser considerados dentro de los topes de gastos de campaña, a la luz de la legislación vigente, la entrega de alimentos, medicinas, combustible y materiales de construcción, atención médica y hasta de vuelos de repatriación no se encuentran enumerados en los gastos permitidos “y más bien podrían catalogarse dentro de los comportamientos expresamente prohibidos”.

CREDITOS A HOY DIGITAL