viernes, 31 de julio de 2020

Luego del paso por el país de la tormenta Isaías, ahora convertida en un huracán categoría 1, vendedores de los principales mercados del Gran Santo Domingo afirman que sus ventas se han visto afectadas por la gran cantidad de lluvias y vientos de mucha intensidad que azotaron el territorio nacional.
En el Mercado Nuevo de la Duarte, Jairo Mella se desempeña como vendedor de mangos y afirma que las lluvias producidas por la tormenta Isaías le afectaron en un 80%, porque no pudo terminar de vender sus provisiones, ya que las personas cuando está lloviendo no acuden en su mayoría a la plaza de productos agropecuarios.
Los comerciantes aseguran que las lluvias han dejado a su paso grandes charcos de agua sucia y basura.
De su lado, los vendedores de piña expresaron que las torrenciales lluvias ocasionadas por el fenómeno atmosférico supondrían un aumento del producto, ya que ese fruto ha experimentado un alza para su venta.
Afirman que a los camiones que transportan la fruta les fue imposible trasladarlas por los grandes aguaceros ocurridos desde la tarde de ayer en el país.
Mientras que los detallistas de víveres, que fueron trasladados por el Ayuntamiento del Distrito Nacional (ADN) a una plaza cercana al mercado nuevo, expresaron que las lluvias ocasionaron una gran laguna que les ha imposibilitado a los clientes llegar a los negocios de algunos vendedores.
Luis Cáceres, un vendedor de papas y cebollas, sostuvo que en la tarde del jueves se sintieron más los efectos de la tormenta Isaías y que le fui imposible vender al igual que este viernes.
Denunció que la administración del mercado y el ADN debería preocuparse más por la recogida de basura y el problema del drenaje de agua, lo cual ocasiona que cada vez que llueve se forme una laguna.

CREDITOS A DIARIO LIBRE