miércoles, 8 de julio de 2020

El encuentro del presidente Donald Trump con su colega mexicano Andrés Manuel López Obrador fue anunciado como un festejo de los lazos económicos y el nuevo acuerdo comercial norteamericano, pero los detractores en México temen que se use a su mandatario como peón político para reforzar la campaña de reelección del estadounidense.
López Obrador inició su primer viaje al exterior como presidente con visitas al monumento a Abraham Lincoln y la estatua del expresidente y héroe mexicano Benito Juárez. Por la tarde se realizaban las conversaciones en la Casa Blanca, seguidas de una cena de trabajo con empresarios.
La agenda incluye el nuevo acuerdo comercial Estados Unidos-México-Canadá, o T-MEC, que entró en vigor el 1 de julio. Reemplazó al antiguo Tratado de Libre Comercio de América del Norte, al que se culpó por el hecho de que empresas estadounidenses trasladaron su manufactura a México. Trump podría aprovechar la ocasión para atacar a su rival demócrata Joe Biden, quien votó a favor del TLCAN cuando era senador.