martes, 28 de julio de 2020

El petróleo de Texas abrió este martes con una bajada del 1.08 %, hasta 41.15 dólares el barril, afectado por las preocupaciones sobre un descenso de la demanda como consecuencia del avance de la pandemia del coronavirus en Estados Unidos y otros países.
A las 09:05 hora local, los contratos futuros del WTI para entrega en septiembre perdían 45 centavos con respecto a la sesión previa del lunes.
El petróleo de referencia en Estados Unidos retrocedía con los inversores preocupados por los niveles de demanda de crudo, con la actividad económica amenazada por el alto número de nuevos casos de COVID-19 que se dan buena parte del país.
El mercado está a la expectativa de las estadísticas semanales sobre el petróleo en EE.UU. que se conocerán el miércoles y el análisis de la coyuntura económica que ese mismo día haga la Reserva Federal (Fed)
Según la firma de análisis Rystad Energy, si las cifras que se conozcan mañana son negativas supondrán una "señal" clara para el mercado de que la demanda no se está recuperando todo lo rápido que se esperaba.
Además, los inversores continúan pendientes de las tensiones entre Estados Unidos y China y de la negociación en Washington de un nuevo paquete de estímulo fiscal en respuesta a la crisis del coronavirus.
El Senado se encuentra en la última fase de las negociaciones de este segundo paquete, aunque por ahora no hay un acuerdo entre demócratas y republicanos.
Los republicanos del Senado proponen reducir el beneficio semanal de desempleo de 600 a 200 dólares como parte de su próximo plan, ya que desde la Casa Blanca, la bancada conservadora y el sector privado se ha criticado que a algunos estadounidenses se les pague más por estar en casa que por regresar a sus trabajos.
Se espera que la legislación incluya también una nueva ronda de cheques de 1,200 dólares para todos los habitantes regulados del país y varios paquetes de ayudas para escuelas, empresas y seguros de salud.


CREDITOS A DIARIO LIBRE.