viernes, 3 de julio de 2020

El uso de combustibles, más allá de ser la principal fuente energética que mueve la economía, también tiene una ponderación considerable dentro de las recaudaciones fiscales del Estado dominicano, las cuales se han visto afectadas por la pandemia de coronavirus.
Entre marzo y mayo pasado los ingresos por el impuesto ad-valorem y específico a los hidrocarburos cayeron un 39.2 %, con relación a igual período del 2019, de acuerdo a las estadísticas de la Dirección General de Impuestos Internos (DGII).
En el citado período, las recaudaciones por los gravámenes a los combustibles totalizaron RD$8,942.1 millones, cifra inferior a los RD$14,717.8 millones registrados el año pasado, una caída neta de RD$5,775.7 millones.

CREDITOS A DIARIO LIBRE