viernes, 3 de julio de 2020

Las autoridades holandesas anunciaron este viernes la detección del coronavirus en otra granja de visones en el sureste de Países Bajos, en la misma región donde los mustélidos criados en otras 17 granjas dieron positivo al COVID-19, y serán sacrificados para evitar el riesgo de contagio a humanos.
El Ministerio holandés de Salud Pública y el de Agricultura optaron por sacrificar a toda la población de visones contagiados, por temor a que el coronavirus permanezca circulando dentro de las instalaciones y convierta estas granjas en 'reservorios' del virus, lo que supondría un riesgo directo para la salud de los humanos y del resto de animales cercanos.
Al menos dos empleados de dos granjas diferentes dieron positivo al COVID-19, en las que serían los dos primeros contagios de animal a humano confirmados en el mundo desde comienzos de la pandemia, lo que alarmó a las autoridades holandesas y aceleró la decisión de sacrificar a estos mustélidos criados para la industria peletera.

CREDITOS A DIARIO LIBRE