viernes, 10 de julio de 2020

Con la esperada apertura de los gimnasios llegan también las dudas. ¿Qué tan seguro es ejercitarse en un ambiente cerrado? Con la nueva normalidad habrá que seguir ciertas medidas de prevención frente al coronavirus: aforo reducido, cumplir distancias de 2 a 2.5 metros, protocolo de entrada, reservas para ciertas clases, un horario más limitado... la "nueva normalidad" obliga a que los gimnasios, al igual que otros tantos establecimientos, no funcionen exactamente igual a como estábamos acostumbrados. Las medidas de seguridad e higiene se imponen ante la necesidad de prevención frente al coronavirus.
El primer día ha sido lento, confirma Juan Vargas, co-fundador de Exercise Metropolitan/Urban Club, con sucursal en Santiago y Santo Domingo, quien prevé en esta apertura una asistencia de un 30% con la apertura, según encuestas previas. Y es que estar muy pegados es un tema que todavía preocupa a los usuarios, aunque el hecho de "ser claros y precisos con los protocolos sanitarios a usar” debería tranquilizarlos, asegura el también instructor fitness y coach wellness.
"Entendemos que en un gimnasio podemos lograr un ambiente controlado si se cumplen con todas las normas requeridas. Hacer ejercicio aumenta las defensas y numerosos estudios, que ya se han realizado en gimnasios de países como Noruega y Alemania, en el proceso de apertura de estos negocios, han arrojado cero contagios. Sin embargo, en la era de la información y la desinformación cada persona debe tomar la decisión que la haga sentir segura. En centros con buenos protocolos se puede alcanzar ambientes bien seguros", deja claro Vargas.

CREDITOS A DIARIO LIBRE