miércoles, 1 de julio de 2020

Tras años de retrasos y muchos escándalos por denuncias de corrupción, entraron en operación las unidades uno y dos de la Central Eléctrica Punta Catalina, acompañadas a su lado de una creciente montaña de cenizas que cuestiona la promesa oficial de que la obra generaría bonos verdes.
Recordemos la siguiente declaración del entonces ministro de Medio Ambiente, Francisco Domínguez Brito, el 3 de julio de 2017: “República Dominicana con la entrada de Punta Catalina probablemente tendrá bonos verdes”.
Una historia agitada por las denuncias de corrupción, y marcada por los conflictos entre el Gobierno dominicano y la empresa constructora, que se zanjó en marzo del presente año, iniciando en el territorio nacional la pandemia del COVID-19. El acuerdo significó para el país un pago adicional ascendente a US$395.5 millones, para dejar atrás la demanda en su contra en una corte de arbitraje internacional.

CREDITOS A DIARIO LIBRE