jueves, 2 de julio de 2020

Solitaria, en un día helado de invierno, Buenos Aires volvió este miércoles a la fase más restrictiva del confinamiento que empezó el 20 de marzo, con la intención de frenar los contagios por COVID-19.
Pero a muchos les preocupa que la economía del país sudamericano, en recesión desde 2018, quede diezmada.
“No nos contagiamos de coronavirus, pero con más de cien días de pandemia vamos a quedar locos”, comentó Mirta Blakoviz, una modista de 56 años, que se ha quedado “casi sin trabajo”.

CREDITOS A DIARIO LIBRE