miércoles, 8 de julio de 2020

Lo peor del impacto de la pandemia de COVID-19 sobre el crecimiento económico dominicano empieza a disiparse, luego de tocar fondo en el segundo trimestre del 2020, aunque el éxito de la recuperación dependerá del cumplimiento de las medidas sanitarias y el protocolo de distanciamiento social.
La afirmación está contenida en un documento elaborado por asesores del Banco Central (BC), en el que se establece además que para ese lograr reestablecer el crecimiento es necesario que los agentes económicos y la opinión pública reviertan sus expectativas negativas sobre el momento que enfrenta el país.
Los pronósticos del Fondo Monetario Internacional y otros organismos multilaterales, así como de compañías calificadoras de riesgo, sitúan el crecimiento del país entre 0 % y -2.0 % para este año, reconociendo sus “fuertes fundamentos macroeconómicos”, el buen manejo de los efectos económicos de la pandemia y la capacidad de recuperación de su aparato productivo.