martes, 23 de junio de 2020

Las micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes) necesitarán una amnistía fiscal para poder continuar operando, producto de la crisis económica que atraviesan, ocasionada por la pandemia de COVID-19 y que ha provocado una reducción en las ventas de éstas.
Así lo consideró Issachar Burgos, presidente de la Confederación Dominicana de la Pequeña y Mediana Empresa (Codopyme), quien, a pesar de valorar como positiva las medidas fiscales implementadas por la Dirección General de Impuestos Internos (DGII), advirtió que una vez concluidas las prórrogas otorgadas por la institución muchos negocios no tendrán dinero para cumplir las obligaciones tributarias.
Burgos indicó que los colmados que se mantuvieron funcionando entre marzo y mayo disminuyeron sus ventas en un 50 %, igual que las panaderías, cuyos ingresos cayeron entre un 40 % y un 50 %.