sábado, 13 de junio de 2020

Luis Abinader asegura que, para materializar una visión de desarrollo basada en derechos, como es su programa de Gobierno del Cambio, hay que garantizar la igualdad y la participación de las mujeres.
Este respaldo a la equidad de género es en función de acciones, programas y políticas públicas que les garanticen la plena titularidad de sus derechos, y que desmonten las barreras institucionales, económicas, sociales, culturales y políticas que limitan su desarrollo.
Desigualdad laboral
En la actualidad, Luis y su equipo resumen las principales problemáticas que caracterizan la situación de las mujeres; verifican un aumento de su participación laboral, pero menos oportunidades de encontrar trabajo.
A pesar de disponer de un mayor nivel educativo, las mujeres presentan mayores tasas de desempleo y se mantienen las brechas en los ingresos laborales: en igualdad de condiciones, las mujeres ganan menos.
Mortalidad materna y violencia de género
Persisten altas tasas de mortalidad materna y de embarazo en adolescentes. Persiste la violencia de género; un 35% de las mujeres ha sido víctima de alguna forma de violencia.
En su versión más extrema, los feminicidios, que entre 2005 y 2018 cobraron la vida a más de 2,360 mujeres en el país, según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), 106 mujeres fueron víctimas de feminicidio en 2018. El 78% de ellas murió a mano de su pareja o expareja, luego de que muchas de ellas buscaran ayuda en el sistema público, dejando a cientos de niños y niñas en la orfandad.
Acciones en favor de los derechos y protección de la mujer en el programa de gobierno de Luis Abinader:
Aplicar un sistema de monitoreo y control electrónico a los agresores bajo órdenes de alejamiento. También, crear un Registro Nacional de Agresores Sexuales por provincias, municipios y parajes que servirá para que las autoridades lleven un control efectivo sobre agresores/condenados, manteniendo información de su domicilio, empleos y otras informaciones relevantes para las autoridades.
Eliminar la firma de acuerdos con agresores, patrocinados actualmente por el Ministerio Público, que han sido fuente de corrupción y encubrimiento.
Capacitar al personal de la Policía y del Ministerio Público para el tratamiento de la violencia de género; facultar y asignar investigadores especializados en violencia de género e intrafamiliar. Estos oficiales pueden llevar una base de datos que soporte los informes de violencia doméstica y dar seguimiento a las víctimas que residen en su demarcación.
Desarrollar un protocolo para que los medios difundan adecuadamente las informaciones sobre violencia de género, evitando el sensacionalismo, la distorsión y las exacerbaciones machistas que se producen en contra de la mujer.
Establecer un programa a través del Consejo Nacional para la Niñez y la Adolescncia (CONANI), de seguimiento y apoyo económico y psicológico a los huérfanos de la violencia de género.
Designar un Ministerio Público independiente, profesional, especializado y con recursos, que garantice y proteja los derechos de las mujeres en general y a las que están en situación de peligro en cada una de las provincias del país.
Programa de políticas públicas
Luis Abinader manifiesta que en la administración pública el Gobierno del Cambio trabajará el enfoque de género como un eje transversal en todas las políticas públicas, especialmente en la educación desde los niveles inicial y básica, “desde donde comenzaremos a formar a los futuros hombres y mujeres en cultura de tolerancia y respeto”.

CREDITOS A DIARIO LIBRE