viernes, 19 de junio de 2020

China anunció el viernes el lanzamiento de una campaña de inspección de alimentos importados, tras el resurgimiento del nuevo coronavirus en Pekín, y después de que expertos hayan observado similitudes con cepas europeas del virus.
La capital china, de 21 millones de habitantes, había recuperado casi su normalidad después de dos meses sin nuevos contagios. Y la epidemia se consideraba casi erradicada en el país, gracias al uso de la mascarilla, el seguimiento de los contactos y las cuarentenas.
Pero hace unos días, se registró un repunte de covid-19 en la capital y el ayuntamiento confinó unas 30 zonas residenciales, cerró las escuelas y efectuó pruebas de diagnóstico a cientos de miles de habitantes.

CREDITOS A DIARIO LIBRE