lunes, 22 de junio de 2020

El presupuesto complementario, elaborado para enfrentar los efectos económicos causados por la pandemia de COVID-19, autoriza a las distribuidoras de electricidad (EDES) a contratar deuda por hasta RD$30,000 millones para el pago de facturas.
El proyecto explica que como consecuencia de la aplicación de la resolución SIE-016-2020, de la Superintendencia de Electricidad, que instruía a las EDE a abstenerse de suspender el servicio a los usuarios durante el estado de emergencia, los ingresos de las tres empresas se vieron reducidos de forma significativa, y limitan su capacidad de hacer pagos de las facturas a los generadores.
El documento, que está previsto sea conocido este lunes en segunda lectura por los diputados, permite a la EDESur, EDEEste y EDENorte contratar líneas de crédito en la banca, en pesos o dólares, para de esa forma reducir el gasto financiero de esas empresas.

CREDITOS A DIARIO LIBRE