miércoles, 20 de mayo de 2020

SAN PEDRO DE MACORIS. - La Amada Dominicana y los organismos de socorros se retiraron de la búsqueda de al menos cuatro jóvenes que se encuentran desaparecidos y que viajaban en la embarcación que zozobró el pasado fin de semana por la costa de San Pedro de Macorís, con 13 tripulantes a bordo, nueve de los cuales fueron rescatados con vida.
Familiares y amigos de Francisco Sanely Báez, Luis Miguel Santana, Melbinson Mejía y Denny Ariel, no se han retirado de las riveras del mar por San Pedro de Macorís, donde creen en cualquier momento pudieran tener noticias de sus parientes, que salieron de la provincia Peravia, en busca del sueño americano, que creen aseguraban si llegaban a Puerto Rico en una frágil embarcación.
Familiares de los desaparecidos han tenido que auxiliarse de pescadores y los yoleros de esta que cobran hasta 10 mil pesos por varias horas en el mar Caribe.
"La Esperanza es rescatarlo vivo o muerto, porque así sabemos qué pasó con ellos, pero la incertidumbre nos arropa saber que no sabemos la suerte que corrieron " dijo entre sollozos Julio Santana, pariente de Luis Miguel Santana, desaparecido
Nueve personas fueron rescatadas con vida y cuatro aún siguen desaparecidas, todos nativos de Bani, provincia Peravia.
La embarcación que salió de Azua para Puerto Rico zozobró por exceso de peso, según narraron algunos de los supervivientes.
El bote zarpó en la madrugada del sábado desde la provincia de Azua con destino a Puerto Rico y zozobró tras dar la vuelta de campana por el sobrepeso de las personas que iban en la embarcación, afirma la Armada en su primer informe sobre el naufragio
Los nueve rescatados ya están en condiciones estables en sus respectivos hogares de Azua y Bani.
La voz de alerta del naufragio fue dada por uno de los tripulantes de la embarcación, que al ver la situación del bote llamó a un hermano suyo, quien se comunicó con las autoridades navales, que desplegaron en el momento una unidad rápida y una unidad de superficie.
Al pasar los días, la búsqueda de fue disipando y sólo queda la búsqueda por pescadores y yoleros que reciben algunas ayudas de los familiares de los desaparecidos en El AGUA salada del mar Caribe.

CORTESIA DE VICTOR LOPEZ