sábado, 23 de mayo de 2020

Hertz solicitó el viernes protección por bancarrota ante su incapacidad para resistir la pandemia de coronavirus, que ha paralizado los viajes a nivel global y el negocio de esta endeudada compañía dedicada a la renta de vehículos desde hace 102 años.
Los acreedores de la empresa con sede en Estero, Florida, no estaban dispuestos a concederle otra extensión a sus pagos de deuda más allá de un plazo que vencía el viernes, por lo que la firma presentó sus documentos ante una Corte Federal de Bancarrotas en Delaware.
Hertz y sus subsidiarias continuarán funcionando, afirmó la empresa en un comunicado. Las principales regiones internacionales donde Hertz opera y los lugares donde tiene franquicias no están incluidas en la solicitud de apoyo por quiebra, agregó.