jueves, 26 de marzo de 2020

El ferrocarril ha sido el último medio de transporte en incorporarse a las labores de reparto de los enfermos de coronavirus en Francia, que ya había utilizado barcos y aviones para trasladarlos de las zonas más afectadas a hospitales situados en regiones con menos presión.
Un tren de alta velocidad (TGV) traslada este jueves a veinte pacientes desde Estrasburgo en Alsacia (noreste), una de las zonas donde más casos se han registrado, hasta el noroeste, por ahora más respetada por el avance de la COVID-19.
De esta forma, la empresa pública de ferrocarriles francesa SNCF se suma a una labor que en los pasados días había dirigido el Ejército mediante traslados de pacientes por avión o barco.
El tren ha sido especialmente fletado para estas labores y adaptado para trasladar enfermos graves, según un protocolo ya previamente testado por la SNCF en previsión de catástrofes.