miércoles, 25 de marzo de 2020

La búsqueda de respiradores y otros suministros médicos marcaba ayer los esfuerzos contra el nuevo coronavirus en Estados Unidos y Europa, mientras crecía el número de infectados y las negociaciones políticas demoraban un paquete rápido de ayudas del Congreso estadounidense.
En Nueva York crecía el temor a que el estado se convirtiera en uno de los nuevos focos del brote. El alcalde Bill de Blasio, dijo que los hospitales estaban a 10 días de quedarse sin “suministros muy básicos” que ponían en peligro a pacientes y personal médico. “Si no conseguimos el material, vamos a perder vidas”.
El pico de contagios ha provocado escasez de material médico en muchos lugares. España levantó un hospital de campaña en un centro de convenciones. Personal médico británico pedía más equipamiento, diciendo que se sentían como “carne de cañón”. El presidente de EEUU, Donald Trump, ordenó se enviaran módulos hospitalarios portátiles a Washington, California y Nueva York.
En Francia, algunos médicos consiguieron mascarillas en lugares inesperados: entregadas por un arquitecto, obreros de construcción bretones, en fábricas. “Hay una carrera por conseguir mascarillas quirúrgicas”, dijo François Blanchecott, biólogo que trabajaba en primera línea con pruebas del virus, a la radio France Inter. “Apelamos a los ayuntamientos, industrias, cualquier empresa que pueda tener una reserva de mascarillas”. Trabajadores médicos dijeron que se les había pedido que reutilizaran y racionaran mascarillas desechables y guantes.
La falta de respiradores, cruciales para tratar los casos graves de la enfermedad COVID-19 que provoca el virus, se convirtió en un factor crucial. En Estados Unidos se declaró una batalla política en torno a los respiradores, después de que el presidente, Donald Trump, dijera a los gobernadores que buscaran su propio material médico.
China fue el único país en contrarrestar esa tendencia, enviando aviones cargados de material médico como mascarillas, guantes y equipos de protección, así como médicos, a países europeos como las afectadas Italia, Francia y España.