viernes, 14 de febrero de 2020

El presidente del Partido Revolucionario Social Demócrata (PRSD), Luis Miguel De Camps, manifestó hoy que las amenazas de algunos funcionarios del Gobierno de despedir a los empleados que no voten por el partido oficialista constituye un ultraje a la democracia dominicana y al derecho constitucional de elegir y ser elegido.
Expresó que esa actitud es una evidencia clara de que los funcionarios del presidente Danilo Medina y del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) están desesperado porque todas las encuestas indican que la mayoría de sus candidatos serán derrotados en las elecciones municipales del próximo domingo.
“Se trata de un mecanismo de presión en un país donde no existe una verdadera democracia y donde las instituciones no cumplen con las funciones que les mandan las leyes”, manifestó el alto dirigente político.