jueves, 13 de febrero de 2020

Los ojos del país, de organismos internacionales y de varios país del mundo estarán puestos en las elecciones municipales del próximo domingo en República Dominicana, con la presencia en los colegios electorales de alrededor de 2000 observadores.
El movimiento cívico no partidista y capítulo dominicano de Transparencia Internacional Participación Ciudadana (PC) tiene listo 1800 observadores electorales para las elecciones municipales del próximo domingo.
Carlos Pimentel, director ejecutivo de PC, mostró además el centro de monitoreo donde recibirán las informaciones de los centros de votación, donde laborarán 80 técnicos en dos turnos.
Sostuvo que esos observadores están en los centros de votaciones desarrollando una labor itinerante y reportando todos los delitos y crímenes electorales que se produzcan.
Señala que esos observadores poseen encomiendas puntuales, por lo que cada uno tiene asignada la tarea a desarrollar y los momentos en que deberá reportar al Centro de Operaciones de PC, que ya se encuentra listo para esa labor. Pimentel precisa que PC ofrecerá dos informes el día de las elecciones: uno a la 1:00 de la tarde, sobre la jornada matutina, y otro a las 7:00 p.m. sobre lo ocurrido durante el día.
En esta ocasión, apunta, PC no desarrollará conteo rápido, ya que esto implica tener una muestra de cada territorio, lo que no es posible, debido a que existen 333 localidades.
Inicio. Indica que los observadores iniciarán sus labores con la apertura de los colegios electorales, luego cumplirán las rutas establecidas en un determinado territorio.
De igual modo, este personal estará en los colegios a la hora del cierre, programada para las cinco de la tarde, luego de ver el proceso de escrutinio y transmisión de datos.
Itinerante. Señala que son 16 mil colegios en todo el país, por lo que no habrá un observador por cada uno, de ahí lo de itinerante, que se moverán de uno a otro.
“Estaremos en una cantidad con una representación muy importante, que nos permitirá tener un informe de calidad, objetivo y una mirada general de lo que ocurrió en las elecciones”, subraya.
Confía en la calidad y el nivel de los observadores, debido a que han sido sometidos a un proceso riguroso de capacitación, por lo que lo que ellos vean e informen será informado al país a través de los mecanismos establecidos.
Internacionales. La Junta Central Electoral (JCE) informó que un grupo de 118 observadores electorales internacionales procedentes de 20 países estarán presentes en la RD para las elecciones ordinarias generales municipales del 16 de febrero de 2020.
En tal sentido, la misión de observación electoral internacional estará integrada por 40 representantes de la Unión Interamericana de Organismos Electorales (UNIORE); 24 integrantes de la Organización de los Estados Americanos (OEA).
También seis integrantes de la Fundación Internacional para Sistemas Electorales (IFES); seis integrantes del Consejo de Expertos Electorales de Latinoamérica (CEELA); 15 académicos y expertos; siete integrantes de la Association of World Election Bodies; y 20 integrantes del cuerpo diplomático.
Participarán como invitados internacionales, a su vez, cinco representantes del Parlamento Centroamericano y 21 invitados de partidos políticos.
Los países que acompañarán a República Dominicana en este proceso electoral son Argentina, Bélgica, Bolivia, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, Haití, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Puerto Rico, República de Corea, Uruguay y Estados Unidos de América.
Delitos. Carlos Pimentel, director ejecutivo de PC, considera que las denuncias sobre presión a empleados para que voten por determinados partidos, así como de centros para compras y ventas de cédulas y otros delitos electorales, tienen que ser investigadas.
Deplora que a horas de las elecciones el Ministerio Público no tenga la Procuraduría Especializada para Perseguir los Delitos y Crímenes Electorales.
Lamenta que el procurador, Jean Alain Rodríguez, decidiera no crear esa estructura y en cambio, la sustituyera por un proceso de capacitación que nadie sabe cuando y donde se hizo.