lunes, 10 de febrero de 2020

Una misión dominicana visitó Colombia con el objetivo de conocer la experiencia de ese país en el área de la economía circular para el sector de residuos de construcción y demolición.
La Misión fue conformada por 16 personas y estuvo encabezada por Circe Almánzar, de la Asociación de Industrias de la República Dominicana (AIRD); Julissa Báez, directora ejecutiva de Asociación Dominicana de Productores de Cemento (ADOCEM), y Gary de la Rosa y Mauricio Brochet, presidente y director comercial industrial de Argos Dominicana, respectivamente. Argos Dominicana fue la anfitriona de la Misión dominicana.
La iniciativa estuvo enmarcada en el Proyecto de Economía Circular que está llevando a cabo la institución con el apoyo del BID-LAB.
“La gestión de residuos sólidos en el área de la construcción y demolición es uno de los proyectos prioritarios de la AIRD, convencidos de que el modelo de economía circular contribuirá a la competitividad de nuestra economía y a crear nuevas posibilidades de inversión en el país”, expresó Almánzar, vicepresidente ejecutiva de la AIRD.
Almánzar explicó que se realizó una visita muy importante a Granulados Reciclados de Colombia (GRECO), la planta de aprovechamiento sostenible de residuos de construcción y demolición más grande de Latinoamérica, la cual cuenta con sistemas de limpieza, trituración y clasificación que garantizan niveles óptimos de limpieza, obteniendo materiales para la construcción que cumplen con las especificaciones técnicas exigidas en la normativa colombiana.
GRECO procesa el 45% de residuos de construcción y demolición que se generan en Bogotá, unas 20,000 toneladas por mes, usándose los productos generados sobre todo en infraestructura vial. Residuos de asfalto, concreto, mampostería, rocas, residuos mixtos son parte de los materiales que ingresan a esta moderna planta.
“Queremos generar negocios, diseñar un modelo para República Dominicana aprendiendo de la experiencia internacional, dar pasos firmes para aprovechar los residuos de la construcción y demolición. En nuestro país el aprovechamiento es casi nulo, es muy bajo. Es necesario buscar el modelo de reintroducirlos en un ciclo de economía circular”, indicó Almánzar.
Entre las ventajas de esta iniciativa estarían la reducción de la necesidad de extraer materia prima de minas, ya que ahora la mayor parte de los materiales para agregados, base, rellenos, generalmente vienen de minas, y a la vez dar una disposición adecuada a estos residuos.