jueves, 6 de febrero de 2020

Las vicisitudes que atraviesan los residentes de Santiago de los Caballeros con la reconstrucción eterna de sus principales centros hospitalarios, como el José María Cabral y Báez y el infantil doctor Arturo Grullón, así mismo ocurre con el proceso de remozamiento del Hospital Pedro Emilio de Marchena de esta provincia.
A raíz de la intervención del gobierno en el año 2014, el principal centro de salud público situado en la cabecera de este municipio, carece de condiciones en su infraestructura, limitando los servicios que demandan los ciudadanos. La institución tampoco tiene ambulancias y deben tomar prestadas algunas en los casos de emergencia.
Pero la suerte del Hospital Pedro Emilio de Marchena fue de mal en peor, como reza el refrán popular. Después de iniciada la reconstrucción los ingenieros se percataron que la estructura del centro tenía ciertas condiciones que no eran favorable para ser sometido a una remodelación, por lo que el presidente Danilo Medina dispuso la construcción otro hospital.
La directora del referido centro de salud, doctora Caridad Acosta, dijo que el nuevo hospital se levanta en la autopista Duarte y que actualmente está avanzado en más de un 70%, con una fecha estimada de entrega entre los meses de abril a junio de este año.
Mientras tanto, dijo la funcionaria, el Hospital Pedro Emilio de Marchena solo está ofreciendo los servicios de consulta externa en todas especialidades, emergencia adulta y pediátrica, servicio de laboratorio clínica e imágenes. En el otro hospital, el José A. Columna, brindan el internamiento y atienden casos más complejos.
En la actualidad, según explicó la doctora Caridad Acosta, los hospitales de la provincia Monseñor Nouel carecen de ambulancias. Dijo que tienen que auxiliarse de las ambulancias del sistema de emergencia del 9.1.1 y otra perteneciente a la Oficina senatorial.
Para trasladar un cadáver el centro de salud tiene que hacerlo en carros fúnebres. Las ambulancias que poseen están hechas chatarras, abandonadas en el patio trasero del hospital.
A pesar de las dificultades, la gente que acude en busca de servicios médicos en el Hospital Pedro Emilio de Marchena dice sentirse satisfecha con las atenciones por parte del personal médico y administrativo, como explicaron Raúl Pérez y Marcelina Mercedes de Peña.
“Me sentía un poco mal del estómago, vine y me pusieron una inyección y me siento mejor. Entré y me atendieron”, manifestó la señora De Peña. En sentido se expresó Raúl Pérez, quien acudió al centro hospitalario con un pariente.
En cambio, Leonardo Peralta, aquejado por problemas de diabetes, señaló que lo mantienen en silla de ruedas, cuando cree que por su estado de salud debería estar en una cama. “En mi caso creo que aquí no tenemos condiciones, porque deberían atenderme mejor, por mi estado de salud, estoy enfermo y miren como ando en silla de ruedas en vez de esta acostado”, apuntó.