viernes, 7 de febrero de 2020

Residentes en la comunidad Altos de Peguero en El Seibo se mostraron ayer temerosos y muy preocupados por las amenazas de desalojos que según dicen busca hacerles el Central Romana.
El padre Miguel Ángel Gullón Pérez, que acudió a solidarizarse con los moradores que según explicó son 300 familias las propietarias de esos terrenos y llevan décadas viviendo en ellas.
El sacerdote pidió al Central Romana que deje de actuar de forma impune, porque según dijo, dicha empresa no ha sido castigada nunca por la justicia en los tribunales de la zona, porque tienen mucho poder en la provincia de El Seibo.
Agregó que la comunidad, ubicada a seis kilómetros de la ciudad, tiene gente humilde que se dedica a las labores agrícolas, por lo que hizo un llamado al Gobierno del presidente Danilo Medina para que intervenga en esta situación que los intranquiliza.
“Luego que le desalojan, como ocurrió en un paraje cercano en el 2016, donde se aparecieron a las 3:00 de la mañana sin un abogado del estado y los dejan en la calle sin restitución de su dignidad”, expresó.
Otra que expuso su queja fue Coral del Rosario, joven de 21 años, quien señaló a Fernando Goico como el responsable de instigar el desalojo, de lo que confirmó son tierras que pertenecen a sus abuelos y que tiene papeles para demostrarlo.
“Fernando Goico está acudiendo al Central Romana para desalojarnos a nosotros, ya que el no tiene guardias para sacarnos, pero eso no se lo vamos a permitir. Si quiere sacarnos de aquí, tendrá que ponernos en puesto y todas estas viviendas comprarlas”, dijo.
Los residentes en Altos de Peguero explicaron que una de las estrategias del Central Romana es sembrar de caña todo el espacio de sus hogares, para dar a entender que les pertenece.