viernes, 14 de febrero de 2020

Barclays calcula unos 3.600 millones de euros el coste neto para la banca si el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) emite una sentencia en su contra en el juicio por el Índice de Referencia de Préstamos Hipotecarios (IRPH).
La justicia europea dará a conocer el próximo 3 de marzo la sentencia definitiva sobre la validez de este índice que llevó a centenares de hipotecados a demandar a sus bancos por considerarla abusiva.
La estimación incluye la retroactividad y el euríbor a 12 meses como índice alternativo para calcular la compensación. En su opinión, se trata de un cálculo “realista” e inferior al que el consenso del mercado pronostica.
De cumplirse, el impacto se absorbería a lo largo de los años a medida que los casos se resuelvan en los tribunales locales. Los analistas de Barclays no han sido los únicos en advertir del impacto económico que supondría el pago del coste del IRPH. La agencia Moody’s lo destacó el miércoles en sus perspectivas sobre el futuro del sector español.
En cualquier caso, la hipótesis principal de Barclays es que la sentencia estará en línea con la dictada por el Tribunal Supremo en diciembre de 2017, siendo favorable para los bancos. Barclays ha apuntado que la esperada sentencia debería ayudar a despejar la incertidumbre que rodea a las entidades financieras españolas, eliminando el sobreendeudamiento y arrojando claridad sobre los dividendos y la remuneración al accionista.
El pasado mes de septiembre, el abogado general de la institución judicial europea, Maciej Szpunar, declaró que el IRPH debía estar sometido a tutela judicial para saber si es abusivo o no.