viernes, 7 de febrero de 2020

Casi 150.000 hogares y negocios del sureste de Estados Unidos amanecieron sin electricidad el viernes tras el paso de una poderosa tormenta que dejó al menos cinco muertos.
La mayoría de los apagones, casi 75.000, se produjeron en Florida, según el sitio web poweroutages.us. Las Carolinas, Georgia y Virginia también los sufrieron y desde el jueves por la noche regía una advertencia por tornados desde Florida hasta Carolina del Norte.
El Servicio Meteorológico Nacional advirtió el viernes por la mañana que el sistema de tormentas se fortalecía en la zona atlántica y se desplazaba hacia el norte con lluvia, nieve y fuertes vientos.
Se pronosticó hasta 20 centímetros (8 pulgadas) de nieve en partes de Virginia Occidental, donde se suspendieron las clases en la mitad del estado. Desde la capital de la nación hasta Nueva Jersey se pronosticaban vientos de hasta 88 km/h (55 mph). Caía una densa niebla sobre Nueva York y alrededores.
La tormenta destruyó viviendas móviles en Mississippi y Alabama, provocó deslaves en Tennessee y Kentucky e inundó localidades ribereñas en los Apalaches.