lunes, 10 de febrero de 2020

La Asociación de Concesionarios de Fabricantes de Vehículos (Acofave) señaló que las tasas de depreciación de vehículos que utiliza la Dirección General de Aduanas (DGA) son demasiado fuertes para ellos, por lo que están perdiendo terreno frente a los importadores de vehículos usados, además de que los coloca en una competencia desleal.
Al participar en el Desayuno Económico de HOY, el presidente de Acofave, Enrique Fernández, junto a los directivos de la institución María Isabel Bellapart y Ramón Morales, dijo que en la DGA hay una “supuesta” tabla que no tiene ninguna referencia para establecer valores.
“Si tú le preguntas a las autoridades de Aduanas por la tabla, te van a explicar que ellos tienen una tabla con unas tasas de depreciación de los vehículos anual, la cual es sumamente agresiva. Tú no puedes decir que un carro que lo traigas este año, al siguiente pierda un 30% del valor. La tabla la elaboró Aduanas y a nosotros no nos consultaron. Cuando nos enteramos de la tabla y hablamos del tema, lo que nos preguntaron fue que cómo habíamos obtenido esa tabla”, dijo.
Señaló que el mejor parámetro que pueden utilizar las autoridades para valorar un vehículo es entrando a las tablas de precios en los países donde estos se fabrican.
Explicó que con esta tasa de depreciación el promedio de los vehículos que más se importan ha ido bajando cada año.
“En el año 2019 el valor pagado por los vehículos nuevos fue más de RD$8 mil millones, unos RD$100 millones más que el de los vehículos usados, pero notros pagamos ese monto sobre 26 mil 900 unidades y los importadores de vehículos usados sobre 96 mil unidades, lo que significa que un vehículo nuevo aporta 3.27 veces lo que aporta un usado como promedio”, dijo.
Fernández insistió en que las autoridades de Aduanas tienen que buscar en el mercado cuál es el valor real de un vehículo para aplicar la tasa.
Primera placa. Los ejecutivos de Acofave también señalaron que otro problema que afecta al sector es el impuesto a la primera placa, ya que este impuesto solo ha provocado la estimulación de la venta de los vehículos usados.
“El único producto que tiene un impuesto específico a la importación es el vehículo. En un carro tú pagas el 18% de Itebis más un 17%. Es un impuesto especial”.
Dijo que si se calcula el impuesto sobre la renta que pagan las empresas importadoras de vehículos y los otros gastos de impuestos, se habla de un 60% que cada carro nuevo paga.
“Un carro que cuesta 10 mil dólares en fábrica, puesto aquí paga 6 mil dólares de impuesto. Estos niveles de impuestos tan elevados no existen en otros países. La primera placa no es libre comercio”, señaló.
Permisivos. Los directivos de Acofave aseguraron que a los importadores de vehículos usados se les ha facilitado el pago de impuestos en la DGA.
“El esquema de importación nuestro es un esquema transparente, nosotros pagamos nuestros impuestos basados en la factura de fábrica, la factura de transacción, mientras que el importador de vehículos usados tiene una serie de caminos que la DGA le ha permitido”, explicaron.