martes, 7 de enero de 2020

Ante los problemas de causados por demora en el tratamiento de los procesos judiciales en los tribunales en el país, el presidente de la Suprema Corte de Justicia, Luis Henry Molina, prometió que comenzará a atender personalmente los expedientes de mayor antigüedad pendientes de resolución en la Suprema Corte de Justicia.
El magistrado Molina además dijo que esa es una de las medidas que tomará para garantizar un servicio más oportuno y eficiente para toda la República Dominicana. Aseguró que resolver la mora judicial será su “primer y primordial eje de trabajo”.
“Cada uno de nosotros tiene que poner de su parte. En mi caso, he decidido atender personalmente los expedientes de mayor antigüedad pendientes de resolución ante la Suprema Corte de Justicia. Continuaré en el esfuerzo de reducir nuestro retardo tanto tiempo como sea necesario. Buscaremos la distribución más equitativa y eficiente posible de la carga judicial”, prometió el funcionario durante el discurso por el Día del Poder Judicial.