viernes, 10 de enero de 2020

La comisión interinstitucional designada por el Poder Ejecutivo para investigar el alegado desalojo a los peregrinos de El Seibo informó ayer que las tierras ocupadas por los agricultores son propiedad privada y que el Estado nunca ha tenido su titularidad, pero que el Gobierno busca identificar terrenos estatales con vocación agrícola para reubicar a los campesinos.
El informe fue dado a conocer en una rueda de prensa encabezada por el director de Titulación de Terrenos del Estado, José Dantés Díaz, y los directores del Instituto Agrario Dominicano (IAD), Emilio Toribio; del Consejo Estatal del Azúcar (CEA), Luis Piccirillo, y del Instituto Nacional del Azúcar, Antonio López.
Participaron también representantes de la Unión de Productores Agropecuarios de El Seibo y Hato Mayor y de la Asociación Mamá Tingó.
Dantés Díaz, quien fungió de vocero, dijo que la Presidencia de República buscará terrenos estatales con vocación agrícola para determinar su factibilidad y posible creación de un asentamiento en un plazo prudente, acorde a las necesidades de los reclamantes.
Indicó que el levantamiento de los terrenos, las mediciones catastrales, la verificación de títulos y el censo social, confirman que las parcelas ocupadas por agricultores de Vicentillo, El Seibo, siempre fueron privadas, nunca del Estado.
“Los terrenos motivo central del conflicto, no son de las parcelas indicadas en el Decreto 486, de 1975, que realizaría un asentamiento agrario”, expresó.
Dantés señaló que los comunitarios de Vicentillo ocuparon esas tierras amparados en el decreto, pero que las ocupaciones no sucedieron dentro de las parcelas descritas en el dictamen, sino en 13 inmuebles distintos, registrados a favor de la sociedad Comercial Ganader La Carmita, propiedad de Pedro Guillermo Varona (el Cubano).
Manifestó que los registros publicados en la oficina virtual de la Jurisdicción Inmobiliaria del Poder Judicial señalan que la entidad tiene derechos de los terrenos avalados en certificados de títulos y una constancia anotada, los que adquirió a terceros mediante actos de compra.
Los campesinos. El pastor Silverio Molina, vocero de la Asociación de Campesinos Mamá Tingó, dijo que espera que el problema sea resuelto, que le cumplan lo de la reubicación, porque sino volverán a ‘sus tierras’.
Otros campesinos no están muy contestes con el informe, ya que entienden tiene muchas lagunas y cosas que no entienden.
“Si es verdad que Pedro Guillermo Varona (el Cubano) tenía títulos de los terrenos, por qué permitieron que los campesinos asentaran en el lugar durante tanto tiempo”, expresó Audilín Ubiera, tesorero de Asociación Mamá Tingó, quien dijo aún hay muchas preguntas sin contestar.