viernes, 10 de enero de 2020

La fe en Dios y el amor al trabajo para echar a sus hijos hacia adelante han sido las claves de los esposos Manuel Marte y María Rodríguez de Marte para instalar en esta ciudad española el restaurante Casa Lolo, un establecimiento de comida dominicana.
Ambos dominicanos tienen más de 15 años residiendo en Madrid, y su cocina es la preferida de los madrileños para degustar las exquisiteces criollas, incluyendo el plato más emblemático, la bandera: arroz blanco, habichuelas, carne y ensalada.
La pareja condimenta diariamente sus manjares con sazón único y exclusivo de la República Dominicana, provocando que los españoles se conviertan en asiduos comensales de tan especial cocina.
Casa Lolo ofrece deliciosos platos cocinados a base de cilantro, dándole un toque especial, natural y muy particular, acostumbrando su clientela al horario de martes a domingo, de 12:00 del mediodía hasta las 2:00 de la madrugada.
Manuel Marte nos cuenta que cuando los madrileños sienten el deseo de ingerir alimentos puramente dominicanos “acuden al restaurante Casa Lolo a disfrutar de todos los platos que elaboramos en nuestro negocio, colocándonos en su preferencia”.
Este local es un espacio familiar, caracterizado por un ambiente caribeño, ameno, alegre y cargado de hermandad y empatía.
La jocosidad de sus propietarios al momento de entregar el pedido en la barra, se impone, llevando alegría a su clientela.
María Marte expresa que sazona sus delicias a base de orégano, pimienta, ajo, cilantro, ajíes “y doy un salpicón con un sazón especial, natural preparado en casa”.
Sin embargo, el rico aroma y sabor de sus platos lo resalta el cilantro, pues entienden que es la verdura dominicana que fundamenta el agradable olor que satisface el delicado paladar de los comensales madrileños.
“A los españoles les encanta nuestra comida y todos los platos dominicanos y gustan mucho del pica pollo criollo, el magro y la tortilla (este manjar lo aprendimos a elaborar en el tiempo que llevamos residiendo y trabajando en cocinas de aquí)”, destacan los cocineros dominicanos.
Refieren que los platos de mayor impacto al paladar de los madrileños son el locrio de pollo, las costillitas de cerdo, los asopaos, el arroz blanco con habichuelas guisadas, carnes y ensaladas, los gandules guisados, los huevos revueltos con mangú encebollado y salami y el sancocho.
También mencionan el cocido, el mondongo, el hígado guisado con víveres y los guisos de “pico y pala”.