jueves, 16 de enero de 2020

La oposición venezolana hizo ayer su segundo intento por recuperar el Palacio Legislativo como sede parlamentaria, un intento que chocó contra el muro organizado por el chavismo que desplegó por el centro de Caracas a sus “colectivos”, civiles armados que actuaron como paramilitares y atacaron a los diputados.
Ya en previsión de que la violencia pudiera adueñarse de la jornada, los diputados se concentraron en la sede de Acción Democrática (AD), uno de los partidos tradicionales de Venezuela históricamente asociado a la socialdemocracia, desde primera hora de la mañana para acudir todos juntos a la sede de la Asamblea Nacional (AN, Parlamento), de notable mayoría contraria al Gobierno.
Mientras ellos se reunían, alrededor del Palacio Legislativo se apostaron un alto número de agentes con equipo de antidisturbios, tanto de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), como de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB, Policía militarizada). Sin embargo, las escenas que prendieron las alarmas en la sede de AD fueron las fotos que pronto inundaron las redes sociales de cientos de personas en motos que recorrían el centro de la capital venezolana.
“Paramilitares” Son los denominados “colectivos”, grupos de civiles frecuentemente armados que actúan con violencia -en ocasiones extrema- contra políticos de oposición y periodistas y que aseguran actuar en defensa de la revolución bolivariana. Para la oposición y activistas de los derechos humanos son apenas “paramilitares”, como hoy volvieron a denunciar. Por eso, Guaidó decidió enviar una comitiva de parlamentarios en vehículos blindados para comprobar la situación en el terreno.