viernes, 27 de diciembre de 2019

La Sala de lo Penal de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) de El Salvador ratificó la pena de 10 años de cárcel del expresidente Elías Antonio Saca (2004-2009) y el pago de 260 millones de dólares como “responsabilidad civil” por una millonaria malversación de fondos estatales.
El exmandatario fue condenado en 2018 a 10 años de prisión por los delitos de peculado y lavado de dinero, por lo que el Tribunal Segundo de Sentencia de San Salvador le ordenó pagar 260 millones de dólares como responsabilidad civil. Los jueces también condenaron a otros 6 excolaboradores de Saca en el Gobierno, quienes debían pagar el monto restante para completar los 300 millones de dólares que Saca confesó haber desfalcado del presupuesto estatal.
De acuerdo con el periódico La Prensa Gráfica, que cita a la Sala de lo Penal, Saca debe reintegrar más de US 260 millones y sus exsecretarios privado, de Comunicaciones y Juventud, Elmer Charlaix, César Funes y Julio Rank, también procesados por corrupción, deben devolver US 15 millones más de US 880,000 y más de US 8 millones, respectivamente.
Además, la Sala de lo Penal determinó que todos los imputados deberán cancelar un poco más de US 347,117 adicionales que, por un “error material”, no fueron incluidos en la condena por el desfalco de fondos del Estado durante la presidencia de Saca. Saca llegó al Ejecutivo bajo la bandera de la derechista Alianza Republicana Nacionalista.